martes, 2 de noviembre de 2010

Blogger Invitado: Luis Vispo - ¿ESTÁ EN CRISIS LA DEMOCRACIA?

Muchos no lo sabian pero, el Sábado, fue el día de la democracia. Al respecto @LuisVispo escribió unas líneas muy interesantes. En estos días donde la gobernabilidad está no en duda pero, por lo menos, si en discusión, leer lo que tiene para decirnos no tiene desperdicio.

"Si los pueblos no se ilustran, si no se vulgarizan sus derechos, si cada hombre no conoce lo que vale lo que puede y lo que se le debe, nuevas ilusiones sucederán a las antiguas, y después de vacilar algún tiempo entre mil incertidumbres, será tal vez nuestra suerte mudar de tiranos sin destruir la tiranía."
(Mariano Moreno, prologo a “El Contrato Social” Jean Jacques Rousseau)


Mi intención con este post no es abordar exhaustivamente éste tema. Sino tan sólo hacer un humilde aporte tratando de despertar inquietudes en el lector, que lo lleven a investigar más y, en cierta forma, a pensar un poco  sobre nuestra actitud como ciudadanos frente a la vida democrática.

En reiteradas ocasiones uno escucha quejarse a la gente sobre la dirigencia política y sobre el sistema democrático en sí mismo con frases como "estábamos mejor con los militares", y otras similares. Lo que me lleva a preguntarme si realmente esto es así, si en verdad estamos transitando por una crisis de la democracia.

 Definitivamente creo que no. Partiendo de la base de que el sistema democrático tiene como pilares a la libertad e igualdad de todos los hombres y que, el hombre, para poder realizarse como ser humano digno, está inevitablemente, en palabras de Jean Paul Sartre, “condenado a ser libre”, teniendo como limite las libertades ajenas. Por ende, dejar de lado el derecho a ser libres constituiría, a mi modo de ver las cosas, la renuncia a la dignidad humana misma y con ello la renuncia a la esencia  del hombre, a aquello que nos pertenece por el sólo hecho de ser humanos y serían más importantes los hechos del hombre que el hombre mismo, perdiendo ese derecho tan fundamental como la libertad a ser y pensar distinto.

Para dejar un poco en claro a que me refiero con eso de que los hechos serían más importantes que el hombre, les voy a dar un ejemplo en el ámbito laboral. Al empresario y al mercado no le interesa si el trabajador tiene un salario digno, o si se encuentra conforme con la tarea que desarrolla, sino lo único que importa es su producción y así se transforma en mas importante el trabajo que el trabajador, hasta la ironía de que el 1° de mayo festejamos el día del trabajo y no el día de los trabajadores.

Ahora bien, entonces,  la razón por la cual existe este descredito a la democracia, a mi entender, no debe buscarse la respuesta en el sistema mismo, sino en aquellos que han detentado el poder y en manos de los cuales han estado o están los destinos de los argentinos. Creo que no existe preparación de la “clase dirigente" para el ejercicio de la democracia, y, por lo general, la gente común no conoce sus derechos ni sus deberes.  A lo que debemos sumar que no se generan espacios políticos para que el ciudadano pueda participar y proponer nuevas ideas, en parte también esto se debe a la imagen negativa que tienen el ciudadano promedio de la vida política, por ende es reacio a participar de ella.

En un contexto histórico en que la dignidad humana, el respeto de los valores morales, de los principios republicanos y democráticos y del orden normativo deben ser la premisa que motive las decisiones políticas.  Los partidos políticos deben crear un espacio para el debate de ideas que giren en torno a una misma ideología, el progreso de los pueblos abarcando todo punto de vista, atendiendo a las necesidades y convicciones de los que lo conforman, en pos de afianzar y consolidar las libertades del hombre consagradas en nuestras leyes fundamentales. Las que actúan como un faro iluminando el camino que debe seguirse manteniendo siempre como limite el respeto a los Derechos Humanos y a la dignidad del hombre.

En una Argentina donde se ganan elecciones ofreciendo “panchos y coca”, esta muy lejos quizá, la concreción de los valores y deberes que la democracia impone. Creo y es un anhelo también de quien escribe estas líneas que  estamos preparados para que esto deje de ser una utopia y comencemos a construir los cimientos de un nuevo Estado democrático que respete las instituciones que él mismo crea y preparando a la población para hacer frente a las cargar-deberes que conlleva la vida democrática.


La decisión final la tenemos cada uno de nosotros y el cambio empieza en uno mismo, en el día a día, en las pequeñas y grandes cosas. Y, en la medida en que el pueblo mismo participe de la vida política con compromiso y responsabilidad, sabiendo que carga sobre sus hombros el destino de muchas personas, estaremos entonces transitando las sendas del progreso, de la dignidad y del consenso, y sólo entonces  los colores y banderas políticas pasaran a ser algo secundario, ya que todos buscaran lo mismo, el bienestar de la población. Pudiendo disentir al menos en la forma de llegar pero la meta será la misma. Desterremos de nosotros la idea de que ésta patria no tiene futuro, basándonos en hechos históricos, en la falsa creencia de que todo tiempo pasado fue mejor.


Luis Vispo
5to año de Facultad de Abogacia en laUNNE 



5 comentarios:

MoN dijo...

BUENISIMO el post Luis ! la verdad que si, totalmente de acuerdo con lo que decis, todos se llenan la boca diciendo que nadie hace nada, siendo que ellos tampoco lo hacen, y desgraciadamente todos cuando queremos hacer algo por cambiar las cosas, somos locos, enfermos, o "seguro alguien le esta pagando para que reaccione en contra del gobierno" como estoy CANSADA de escuchar cada vez que se hace algo para tratar de abrirles los ojos a la gente!
Pero quien mas que nosotros, "el futuro del pais" para tratar de hacer las cosas bien, y si no es bien, por lo menos tratar de hacerlas de una forma diferente, intentar hacer algo..
es taan necesario eso en estos dias, espero que alguna vez podamos cambiar algo!

Augusto dijo...

GRAN APORTE LUIS.

Creo que acá se debe aplicar lo del gran dicho "uno nunca extraña algo hasta que no lo tiene". Igual me parece sorprendente que la mayoria de la gente de mediana edad no se acuerde de la tan renombrada "dictadura" para valorar lo que es vivir en democracia. Es decir, aparentemende la democracia para la mayoria es tener libertad de expresion, de tránsito, y el resto que se pudra mas o menos. Como vos mencionas, es mas que eso, y creo que no hace falta otro "golpe de militares" para que de una vez por todas valoremos las libertades, igualdades e instituciones que tenemos.

Sebastián dijo...

Coincido con el flaco.
Pienso que la democracia no es perfecta, por ahi permite excesos poco felices. Pero, como vos decis, está en uno saber como usarla efectivamente para el bien de todos.
Moreno nos adelantó en "El contrato social" y todavia parece que pocos lo leyeron.

Payasin dijo...

muy bueno che, aparte viniendo de un heroe de la guitarra, +10.
Por mi parte quiero recordar que los gobiernos militares solo trajeron lacras a nuestro país: la implantación del modelo neoliberal con Martinez de Hoz, un endeudamiento extremo sumado a la destrucción de la industria nacional, la desaparición de muchisima gente pensante y la destrucción de una de las generaciones más progresistas que tuvo nuestro país, el vaciamiento ideológico...
Me gusta ver que hay cierta parte de la juventud que todavía valora y cree en la política y las ideologías. Más allá de las diferencias, ni las armas de los troskos ni los golpes de los fachos son la forma, la democracia es lo único que nos puede sacar adelante.

Anónimo dijo...

JOJO, RECIEN ME ENTERO DE LAS ACCIONES DE MISTER T EN LATAPEDIA. VA SALIENDO EL PROFESIONAL DE A POCO