domingo, 12 de septiembre de 2010

TURQUIA 2010: QUINTOS! Hicimos mucho con no tanto

Mundial de grandes Ausencias y tremendos reemplazos, Turquía 2010 será recordado para mi como el mundial de basket de más alto nivel que me tocó ver.  Grecia 1998: monólogo Yugoslavo; Indianapolis 2002: casi lo ganamos yendo los bifes contra cualquiera, Japón 2006: solo España y Argentina jugaron al basket, el resto, cambió la pelota por defensas zonificadas. Estambul, Esmirna,  Ankara y Kaysera fueron testigos de partidazos donde se vio la máxima expresión de este deporte que tanto apasiona a mucha gente.

En lo que a los argentinos respecta,ante las sorpresivas bajas de Figueroa, Cantero y Nocioni y el virus estomacal de Oberto (descontando la anunciada de Manu Ginobili), empezamos con bronca, desilusión, incertidumbre en una primera ronda complicada. Frente a planteles como Alemania que ya no juegan para Nowitsky y si para el equipo, Serbios que tienen un presente tremendo y un futuro prometedor o Australianos que por suerte nos regalaron las llaves del cierre del partido, la selección argentina de basket la pasó en un 2do puesto merecido.

Con suplentes que cumplieron con creces sus roles (Cequeira, Gutierrez y Mata) y otros que, en pocos minutos en cancha, no aportaron lo que el máximo nivel de basket necesita, estaba claro que, a este equipo, más allá de la inteligencia y carácter para hacer grandes cosas en los momentos de presión, no le sobraba nada.

Al tener pocos elementos de juego, necesitábamos un nivel superlativo de Prigioni-Delfino-Scola. Y, ante el buen scouting de los rivales, hubieron partidos que no dejaban pases limpios entre tandem 1-4.  Gracias a Dios que el de Houston es Argentino.  Puso en caja el difícil cruce con Brasil y hizo decir a  @leaginobili una frase memorable: Si el ahora máximo goleador argentino, era el plomero, el Titanic no se hundía. Justamente, pienso que esta gente tiene un Iceberg en la cabeza, los huevos como dos sifones y un corazón que les llega a la cintura.

Cosas del mundial de basket, la paliza táctica Lituana que potenció con creces nuestras debilidades, no fue el final para argentina. A estos pibes no les gusta perder ni a quien escupe más lejos. Y lo demostraron contra Rusia y España donde sufrimos más de la cuenta.

Que mejor manera de despedirse de lo más alto del ranking FIBA diciéndole chau a la racha negativa frente a los gallegos. Un quinto puesto con un plantel con varios jugadores de la liga doméstica habla bien del basket argentino.  Hicimos mucho con no tanto contra equipos que lo tienen todo. Todo menos el mismo compromiso que tiene el argentino.  Nos espera el preolímpico en Mar del Plata, Londres 2012 y España 2014. Ya sin muchos de estos  jugadores, pero con la misma mística dorada.

1 comentario:

Lucas Nuñez dijo...

Justamente lo resume el título del post. Creiamos que estabamos para un poco mas pero nos dimos cuenta con el correr de los partidos que iba a ser un torneo dificil. Se terminó muy bien y al límite de las posibilades y es imposible hacerles algún reproche a estos jugadores que dejaron todo dentro de la cancha! Orgullosos de estas bestias!